Todo lo que necesitas saber sobre vuelo de códigos compartidos…

Un acuerdo de código compartido es aquel mediante el cual dos o más compañías aéreas comparten el mismo vuelo. Así, se le puede comprar a una compañía un asiento en un vuelo operado realmente por otra compañía bajo un código o número de vuelo diferente. Si la compañía aérea XX ha celebrado un acuerdo de código compartido con la compañía aérea YY, es posible que en su billete de XX se indique “operated by YY” (operado por YY).

Todas las grandes compañías aéreas tienen uno o más acuerdos de código compartido. Existen conocidas alianzas de código compartido, como, por ejemplo, “Star Alliance”, que aglutina (actualmente) a 27 compañías aéreas, como Lufthansa, SAS, Singapore Airlines y Swiss, entre otras.
Los acuerdos de código compartido son un aspecto importante en términos de aplicabilidad del Reglamento (CE) 261/2004 de la UE si tu vuelo se dirige a la Unión Europea.
Para que el reglamento sea aplicable a vuelos que se dirigen a la Unión Europea (por ejemplo, al producirse un retraso de más de tres horas), un requisito es que estos estén operados por una aerolínea de la Unión Europea.
Pero, ¿significa esto que debo tener un billete de una aerolínea de la Unión Europea?
La respuesta es NO; y aquí es donde cobra importancia el código compartido. Supongamos que vuelas de Estados Unidos a la Unión Europea con un billete de la compañía Delta Air Lines, por lo que tu número de vuelo es, por ejemplo, DL1234.
Supongamos, además, que la llegada de tu vuelo sufre un retraso de más de tres horas. ¿Puede aplicarse el reglamento a tu vuelo?
Depende: si el vuelo fue OPERADO por Delta, NO (porque Delta no es una aerolínea de la Unión Europea). Pero Delta ha firmado un acuerdo de código compartido, por ejemplo, con Air France, una aerolínea de la Unión Europea. Así que si en tu billete se indica “operated by Air France”, entonces es un billete de código compartido y SÍ que se puede aplicar el reglamento a tu vuelo.
Esto es interesante para ti como pasajero, pues significa que puedes seguir contratando a tu compañía aérea nacional favorita (por ejemplo, Delta, AA, UA o US Airways, suponiendo que sea de Estados Unidos) cuando vueles hacia la Unión Europea. Puedes hacer tu reserva con ellos, pero asegurándote de que la haces en un vuelo de código compartido OPERADO por uno de sus socios de la Unión en caso de que quisieras presentar una reclamación basada en el Reglamento (CE) 261/2004 de la Unión Europea.